La asociación afirmó que tendrá que esperar a los datos de abril para ver el impacto de las restricciones para llevar grandes dispositivos electrónicos en la cabina en ciertos vuelos a Estados Unidos y Reino Unido.

Esas restricciones en vuelos en su mayor parte desde países de Oriente Medio fueron impuestas por autoridades británicas y estadounidenses en marzo.

Sin embargo, el aumento del tráfico en aerolíneas de Oriente Medio se desaceleró a 4,9% en marzo desde 9,5% en febrero debido a que los bajos precios del petróleo impactaron en la demanda.

"Esto se relaciona más a hechos vistos el año pasado, mientras que cualquier impacto de la prohibición a laptops será visible a partir de los resultados de abril en adelante", afirmó la IATA en un comunicado.

A nivel global, la capacidad medida en asientos disponibles por kilómetro subió un 6,1%, más lentamente que la demanda. Eso significa que los factores de carga -una medición de qué tan lleno van los aviones- subieron en 0,5 punto porcentual, a 80,4%, que, según IATA, fue un récord para el mes de marzo.